Elija un idioma



Enfermedades tumorales

Si los mecanismos de control responsables de la división, el crecimiento y la diferenciación de las células se descontrolan se forma un tumor (tumor, neoplasia). Las células tumorales crecen independiente y constantemente. No ajustan su crecimiento ellas mismas y dejan de reaccionar a las señales de control del organismo. Por su posición en el cuerpo (desplazamiento de órganos sanos), su comportamiento de crecimiento (crecimiento penetrante) o por sus productos metabólicos (hormonas, toxinas, antígenos) dañan al conjunto del organismo.

Por regla general se diferencia entre tumores benignos y tumores malignos. Benigno no significa en este caso que dichos tumores no puedan ser mortales; sino que con benignidad y malignidad se identifican características especiales del tejido de los tumores.
Los tumores benignos crecen lentamente, están separados de los otros tejidos (mayoritariamente mediante una cápsula de tejido conjuntivo), no irrumpen en vasos, no se infiltran en otros tejidos, no forman metástasis, histológicamente son diferentes (a menudo tienen el aspecto del tejido sano). No obstante como consecuencia del desplazamiento de tejido sano pueden provocar complicaciones que representen un riesgo para la vida.

Tumores benignos

Fibroma – tumor benigno

Un tumor benigno de la mucosa bucal es el fibroma. Crece lentamente (muchos meses o años) y no provoca dolores.

Los pequeños tumores benignos son erradicados mediante una excisión. La parte de tejido afectada es eliminada en su totalidad, siendo enviada a un laboratorio patológico para su análisis histológico.

Excisión de un fibroma


Fibromas simétricos en el maxilar superior


Fibroma de la lengua

Tumores malignos

Carcinoma en el borde lingual
Carcinoma de mejilla
Ameloblastoma poliquístico
Odontoma complejo

Los tumores malignos no están claramente delimitados, crecen muy rápidamente, penetran fácilmente en vasos, se infiltran en otros tejidos y los destruyen, forman metástasis, no están histológicamente diferenciados (no tienen el aspecto de tejidos normales). Debido a la formación de metástasis y a su crecimiento agresivo, los tumores de la mucosa bucal pueden ser mortales.

Unos tumores que surgen con cierta frecuencia en el campo de la ortodoncia son carcinomas de la mucosa bucal, tumores del hueso maxilar, fibromas y hemangiomas (en los vasos sanguíneos de la zona maxilofacial). También pueden formarse tumores a partir de tejidos dentales. Debemos mencionar especialmente el adamantinoma (ameloblastoma). Se trata de un tumor semimaligno, que tiene su origen en las células epiteliales del esmalte.

Una malformación tumoral quistosa que pueden incluir todas las estructuras dentales, es el odontoma.

En el caso que sea imposible clasificar una enfermedad tumoral por su aspecto o por otras características, deberá realizarse un análisis histológico en un laboratorio (en las instalaciones del patólogo). Para ello es preciso extraer una muestra de tejido. La extracción quirúrgica de un pequeño trozo de tejido enfermo recibe el nombre de excisión de una muestra. El resultado histológico del laboratorio sirve para asegurar el diagnóstico.